Yoshiki – Entrevista – Ante el cambio, lo negativo desaparece y lo positivo nace

1
1749

pc02

Yoshiki

Redacción por Joe Yokomizo

Fotografía por Rakuda

Ante el cambio, lo negativo desaparece y lo positivo nace

 

No es necesario aclarar quién es este hombre. Su actividad, como líder de X Japan desde fines de los años 80 y rockstar de varios éxitos y artista clásico, es la única que representa exactamente a Japón. Inesperadamente, el tema que se publicó en la reciente edición de la revista Rolling Stone fue justamente sobre la celebración de los Juegos Olímpicos en Tokyo 2020. Por lo que en el contenido de la charla, naturalmente se nombró a Japón.

(Observa la cubierta de la edición anterior de Hi Standard)

¿Hi Standard, se reeditó?

-No hay un lanzamiento de un nuevo tema, pero luego del terremoto para la recuperación de Japón se reeditó Air Jam. ¿Hay una relación en ello?

 

Una vez fuimos a beber todos juntos. Un conocido hizo la cubierta, por lo que pude conocer a un miembro de Hi Standard. Tanto él y yo bebimos demasiado, y no recuerdo nada de lo que hablamos (risas). Lo importante es que estamos sanos.

-Se decidió la realización de los Juegos Olímpicos en Tokyo para el 2020. Después de la catástrofe, Japón cayó en la desolación, pero ¿tú cómo sentiste esa noticia?

 

En una palabra, “vino la primavera”. Creo que es una excelente oportunidad. Es una manera para que Japón se recupere frente al mundo. En un verdadero sentido, Japón recibe a la primavera y es una muy buena chance, creo.

 

-Por otra parte, hay opiniones en contra que argumentan que al destinar el presupuesto para las Olimpiadas atrasaría la recuperación de las zonas afectadas. En mi opinión, me gustaría que los Juegos lleven esperanza a esas zonas azotadas por el terremoto.

Ayer fui a Ishinomaki y pensaba tal cual como tú dices. Tokyo se vive con entusiasmo pero, escuché ese tipo de comentarios en esa zona afectada. Creo que hay mucha incertidumbre. Aunque también creo que a causa de los Juegos Olímpicos, paradójicamente, se está avanzado en la recuperación de las regiones dañadas. Por ejemplo, las personas como yo, debemos ir a las áreas afectadas y elevar nuestras voces para exigir una pronta recuperación, porque se acercan los Juegos. Las Olimpiadas no solo son en Tokyo. Yo soy proactivo y debo serlo.

pc01

-Yoshiki, tú que vives en el extranjero, ¿qué clase de país debería apuntar Japón para ese momento?

 

Objetivamente hablando no lo sé, pero lo que sentí cuando fui a Ishinomaki fue que no hay alguien que sea bueno o malo. En primer lugar, visité a las zonas azotadas con el objetivo de ayudar a los niños afectados, ya que cuando yo era niño también sufrí la pérdida de mi padre, que murió por suicidio. Recorrí guarderías, escuelas primarias y secundarias, y allí me di cuenta de la importancia de los docentes que alientan a los niños. No están en primer plano, pero los maestros se esfuerzan muchísimo día a día. Por eso, están cansados. Ya pasaron dos años y medio de aquel terremoto. También hay que apoyar a las personas que están ayudando. Pienso que hay que darle fuerzas a los voluntarios. Todos debemos progresar. Por lo menos ayer,  tuve la experiencia que con dar un poco, estás ayudando. Por esa razón, debe ser: Tokyo se repone = Japón se repone. Creo que todos debemos darnos cuenta que “Japón se repone es igual a que estamos viendo al mundo”.

-Estoy seguro que el Japón de hoy está en una situación donde hay muchas opiniones que ven el vaso medio vacío.

Cuando era niño, murió mi padre y por la tristeza me convertí rápidamente en un introvertido, y no veía lo que sucedía a mi alrededor, porque pensaba que solo a mí me estaba pasando eso. Ayer, en la zona de desastre, leí una carta de una persona. Como yo fui rescatado de esa situación, 10 años después quiero salvar a esa gente. Cuando leí lo que estaba escrito, derramé una lágrima. Al final de cuentas, creo que esa es la sociedad que apuntamos nosotros. Muy objetivamente, es posible que piensen que digo cosas pacíficas, pero es lo que aprendí cuando fui allí. Para ello, uno mismo debe ponerse fuerte.

 

-Más que para ser fuerte, ¿qué se necesita para seguir siendo fuerte?

Todos tenemos una cara fuerte y otra débil. Si ven mi apariencia externa, es posible que luzca fuerte, pero siempre solo el 1% de mí es positivo, solo trato de estar fuerte. En sí, soy débil. Cuando estoy solo, me termino deprimiendo mucho.

 

-Entiendo lo que sientes.

La vida es como un juego donde hay montañas y valles. Es interesante. Si todo fuera de color rosa, la vida sería aburrida, ¿no? (Risas). Como hay tristezas, es divertida. Volviendo al tema de las Olimpiadas, no quiere decir que en Japón haya solo dolor. Pienso que ya vendrá una gran alegría.

-Sin embargo, con respecto al generador nuclear, ¿qué piensas? Para hallar la felicidad, creo que aún queda un largo camino por recorrer lleno de dificultades.

Creo que el tema sobre el generador nuclear no es solo un problema de Fukushima. Es un problema de Japón, y como dije anteriormente, no es solo de Japón, sino del mundo. Es necesario la colaboración del mundo entero. Ayer cuando fui a Ishinomaki, todos pusieron lo mejor de sí. Pero con respecto a Fukushima, no es una situación en la que pueda ser solucionado por sus habitantes. He pensado mucho sobre la actual confrontación sobre problemas anteriores que suceden allí. Lo repito, esto se tiene que solucionar con la colaboración mundial. Es un problema del planeta.

 

Toda mi energía negativa la volqué en el rock. En ese momento, todo se tornó positivo

 

-Yoshiki como persona, ¿qué cosas hace?

 

Básicamente, soy músico, y creo que en cierta medida tengo una opinión influyente, por lo que debo denunciar las problemáticas que aquejan a la sociedad. No solo denunciar, sino concientizar a la gente que los problemas de Fukushima es un tema de todos. Para ello, yo mismo continúo realizando actividades de caridad. Con mis acciones quiero apelar a la conciencia de todos.

-Hablando de caridad, sigues desde mucho antes ayudando, principalmente a los niños en el mundo.

Sí. Creo que la caridad no es una cosa del momento, sino algo que debe realizarse de por vida. Es decir, debe continuarse todo el tiempo. Por ejemplo en el caso de Ishinomaki, amigos míos me preguntaban a dónde te vas a esta hora. Lógicamente, lleva tiempo la recuperación. Casualmente, me encontré con el alcalde y cuando le pregunté qué onda, me contestó que por los daños psicológicos, la recuperación llevará entre 10 y 20 años. Cuando sucede una catástrofe o accidente, la gente inmediatamente lo reporta. Después de un año del gran terremoto de Sichuan, fui allí y supe que lo olvidaron rápidamente. Hacen un gran alboroto cuando ocurre un incendio, pero luego ¿qué se hace con los escombros que dejó el fuego?

 

-Es como dices.

 

Mi concepto de caridad es tener que hacer hasta lo imposible. Básicamente quiero hacer todo lo que pueda, poniendo lo mejor de mí. Además, como soy músico quiero hacer cosas diferentes, y no cosas como destruir edificios.

 

-Cambiemos de tema, nosotros no estamos haciendo más que una contribución mundial en la economía. ¿Cómo piensas que debe ser el rol de Japón en el mundo?

Es una gran pregunta (risas). No se expresarlo en palabras, pero creo que los japoneses tenemos una estética. Me pregunto si debemos transmitirla. Por supuesto, que económicamente es algo bueno para el fortalecimiento. Pero… esa cuestión, creo que se acerca a la pregunta de por qué hago música.

-¿Entonces…?

Tiempo atrás, a causa de la muerte de mi padre deseaba fuertemente el suicidio. Me cuestionaba mucho el sentido de la vida. Calculaba siempre el momento de la muerte. Contrariamente a lo que digo, no le tenía miedo a morir. Asumía eso positivamente (risas). Por eso, siento que los japoneses tenemos tal estética. En palabras, es el instante de la estética. Es decir que ante el cambio, lo negativo desaparece y lo positivo nace. Me pregunto si los japoneses deberíamos hacer un mundo un poco mejor, transmitiendo al mundo esa filosofía. Nadie es más fuerte que otro, sino que podríamos contribuir a la humanidad, capitalizando la estética particular de los japoneses.

-Una de las razones por la cual compones música es por la necesidad de transmitir al mundo esa filosofía japonesa, ¿no?

Bueno, para transmitir esa estética, me incluyo, creo que debemos ser fuertes.

 

-Por ejemplo, creo que el rock fortalece el corazón de las personas. ¿Tú qué piensas?

 

Cuando era niño, corría y gritaba en la oscuridad. Antes de descubrir el rock, ya no sabía qué más hacer. El rock me salvó. Siendo extremista, toda mi energía negativa la volqué en el rock. En ese momento, todo se tornó positivo. Arriba del escenario me altero tocando la batería, ¿verdad? Si lo hago en el barrio, me arrestan (sonríe). En el escenario puedo gritar, romper, llorar y reír. Eso me lo dio el rock. Por eso, pienso que esa música debe ayudar a las personas.

-Hablando de música, después de 8 años salió a la venta el nuevo álbum solista Yoshiki Classical. Contiene una recopilación de los mejores temas y dos nuevos. Contó con la colaboración de George Martin. ¿Cómo fue trabajar con él?

Como músico quise oponerme y traté de no pensar mucho sobre los Beatles. Cuando producía sonidos, eso lo era todo, por lo que creo que no hay relación con su trayectoria y sus antecedentes. Porque si hacía música, la cual no se podía distinguir entre el Yoshiki de X Japan y el Yoshiki solista, sería un fracaso. Todos los días fueron un enfrentamiento conmigo mismo.

-Ya veo. Este álbum está en el primer puesto de ventas de música clásica en iTunes en 10 países. Nuevamente, es el resultado que demuestra al mundo tu talento como músico. ¿Cómo evalúas tu futuro en la música?

Quiero esforzarme para imponer al mundo la música clásica y el rock.

-Yoshiki, eres un orgullo para Japón en el mundo de la música. La próxima vez deseo que tengamos una charla más alegre.

 

No, para nada. Aún me tengo que esmerar para ser un orgullo. Todavía falta. Es un desafío como japonés y músico, por lo que para ello es necesario un esfuerzo mutuo desde el lugar de cada uno de ustedes.

-A propósito, ¿Cuál es tu sueño?

Quiero escribir un tema donde pueda expresar que con todo lo que hice puedo ya morir.

-Entonces, ¿aún no terminas aquí?

Aún no termino, ¿no?

-¿Aunque el próximo tema sea una obra célebre?

 

Falta para ello.

-¿Y qué clase de música será?

No lo sé. La fuerza de la música es algo inestable. Creo que aun los músicos clásicos de hace 100 años componían transmitiendo algo. Hay un sinfín de nombres, como Tchaikovsky, Rakhmaninov, Beethoven, Mozart, Chopin… Sus melodías llegan al corazón. Por eso, yo también deseo escribir canciones que lleguen al alma de las personas.

Yoshiki

Yoshiki: autor, baterista y pianista. Debutó como líder de X Japan con su álbum Blue Blood en 1989. Conquistó los escenarios de Japón con su estilo agresivo y su sonido característico del Heavy Metal. Como solista participó en la conmemoración de los 10 años de la asunción del Emperador al trono (1999),  en la World Exposition Aichi (2005) y en los Golden Globe Awards (2012), entre otros eventos. Su último trabajo es su álbum solista Yoshiki Classical que se lanzó después de 8 años el 25 de septiembre de este año.

Traducción en exclusiva para Jrock Radio por Satoshi – Twitter: @satoshi_jrock

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here